Ainara Bailes
News

La epidemia de baile de 1518

La epidemia de baile de 1518

La peste danzante de 1518

De todas las plagas que asolaron Europa durante la Edad Media, la epidemia conocida como la “peste danzante” de Estrasburgo es sin duda la más extraña y enigmática. A veces denominada con humor “la fiesta más larga del mundo”, el contagioso suceso hizo que cientos de personas se agolparan en las calles de la antigua ciudad alsaciana, entonces parte del Sacro Imperio Romano Germánico, para participar en frenéticos movimientos durante horas o días enteros.

La mayoría de los historiadores afirman que la “peste” estalló durante un verano especialmente sofocante en 1518, y no remitió hasta septiembre de ese mismo año, casi tres meses después. Pero, ¿cómo fue exactamente la “manía danzante”? ¿Quién y qué la desencadenó? ¿Tienen algo de cierto los informes contemporáneos que hablan de personas que caían muertas en la calle por agotamiento, sobrecalentamiento y otras dolencias?

Según el historiador John Waller, la “epidemia” fue desencadenada por una residente de Estrasburgo llamada Frau Troffea, quien, según relatos contemporáneos, salió de su casa en el centro de la ciudad un caluroso día de julio de 1518 y empezó a bailar espontáneamente, aunque no había música ni ningún otro estímulo detectable que lo provocara. Continuó bailando durante horas hasta que se desplomó de agotamiento.

La peste danzante de 1518 – ES HISTORIA

La peste danzante de 1518, o epidemia danzante de 1518, fue un caso de manía danzante que tuvo lugar en Estrasburgo, Alsacia (actual Francia), en el Sacro Imperio Romano Germánico, entre julio y septiembre de 1518. Entre 50 y 400 personas bailaron durante semanas.

LEER MÁS  Baile el anillo pa cuando

Los documentos históricos, que incluyen “notas de médicos, sermones de la catedral, crónicas locales y regionales, e incluso notas emitidas por el ayuntamiento de Estrasburgo” dejan claro que las víctimas bailaron;[1] no se sabe por qué. Las fuentes históricas coinciden en que se produjo un estallido de baile después de que una sola mujer se pusiera a bailar[3], y el baile no pareció apagarse. Duró tanto tiempo que incluso atrajo la atención del magistrado y el obispo de Estrasburgo, y finalmente intervinieron varios médicos, que internaron a los afectados en un hospital[cita requerida].

Existe controversia sobre si la gente acabó bailando hasta morir. Algunas fuentes afirman que durante un tiempo la peste mató a unas quince personas al día,[7] pero las fuentes de la ciudad de Estrasburgo en la época de los hechos no mencionan el número de muertos, ni siquiera si hubo víctimas mortales. No parece existir ninguna fuente contemporánea a los hechos que haga mención de víctimas mortales[8].

La peste danzante de 1518

No hay fiesta de baile como una fiesta de baile medieval porque una fiesta de baile medieval no para. Nunca *efecto de sonido aterrador*. Durante el Medievo tardío y el Renacimiento temprano, los cronistas de toda Europa registraron a campesinos bailando sin control durante días. La mayor y más famosa de todas fue la peste danzante de 1518 en Estrasburgo. Todo empezó un caluroso día de julio, cuando Frau Troffea se puso a bailar en la plaza de la ciudad. No había música, ni ningún festival o acontecimiento programado. Sin previo aviso, Troffea empezó a girar y a sacudirse sin control. Incluso al caer la noche siguió bailando hasta el día siguiente. Por si sus travesuras no fueran lo bastante extrañas, pronto se le unieron otras personas. En agosto, hasta 400 personas bailaban sin cesar en la plaza, en las calles y en los callejones, algunas hasta desplomarse o incluso morir de apoplejía o insuficiencia cardiaca.

LEER MÁS  Clases de baile para mujeres

Médicos y sacerdotes no tardaron en preocuparse al ver a sus compañeros sucumbir a la locura. Los hombres de ciencia afirmaban que el baile estaba causado por la sangre caliente y que los enfermos acabarían dejando de hacer el tonto y se recuperarían. Para ello, la ciudad dispuso que bailarines profesionales, acompañados de tamborileros y músicos, danzaran junto a los afligidos, dando cierta coordinación a los movimientos espasmódicos de la multitud y, con suerte, consiguiendo que se detuvieran. Incluso cuando la música se detenía y los bailarines profesionales se quedaban quietos, los infectados continuaban con sus movimientos hipnóticos. Cuando la ciencia falló, los burgueses recurrieron a la religión. Temiendo que hubiera algo diabólico, el gobierno de la ciudad prohibió la música y el baile y ordenó una penitencia pública. Pero ni siquiera esto acabó con la epidemia. Como último recurso, la ciudad trasladó por la fuerza a los bailarines al cercano santuario de San Vito, que la gente creía que tenía poder sobre la danza. Allí les dieron cruces y zapatos rojos y les obligaron a caminar alrededor de una efigie de madera del santo en señal de súplica.

La plaga que hizo que la gente bailara hasta morir

En el verano de 1518, una epidemia de baile se apoderó de la ciudad de Estrasburgo (Alemania). Durante meses, los habitantes de la ciudad bailaron literalmente hasta morir. Aunque los acontecimientos del verano de 1518 parezcan sacados de los cuentos de Grimm, sabemos con certeza que esta historia sucedió. Es una historia que puede descartarse fácilmente por haber sucedido hace siglos, a personas muy distintas de nosotros, demasiado “atrasadas” para comprender el mundo que les rodea. Sin embargo, para comprender plenamente estos acontecimientos es importante situarlos en su propio contexto histórico y ver el suceso desde una narración del siglo XVI.

LEER MÁS  Lara baila con la escoba

El 14 de julio de 1518, una mujer alemana llamada Frau Troffea se puso a bailar. No había música y no daba muestras de alegría. Frau Troffea sólo se detuvo para dormir. Cuando se despertó, volvió a bailar. Al tercer día, los curiosos empezaron a reunirse para contemplar el espectáculo. La mayoría culparon a “espíritus inquietos” o “demonios” y, finalmente, al séptimo día, la iglesia se la llevó. Después de esto, no sabemos nada de Frau Troffea, pero de vuelta en la ciudad más de treinta personas habían salido a la calle, presas de la urgente necesidad de bailar.

Related posts

Gay Gordons

Danzas tradicionales de burgos

Donde puedo ver baila conmigo