Ainara Bailes
News

Ahí viene la plaga me gusta bailar

Ahí viene la plaga me gusta bailar

Mi sangre por tus rudas peleas yace sangrando, lo que significa

InicioArteArte de la peste negra: Artistas medievales ante la pandemia (9 obras)El arte de la peste negra: Artistas medievales ante una pandemia (9 obras)¿Cómo representaron los artistas medievales la Peste Negra y qué aspecto tenía el arte durante esta terrible pandemia?29-nov-2021 – Por Zoe Mann, Licenciada en Historia del Arte

Cuando estábamos aislados en nuestras casas, llevando máscaras/guantes en los supermercados, y asustados de que fuéramos a coger el devastador Coronavirus, la gente sacó a colación que Shakespeare escribió El Rey Lear durante la pandemia de la Peste Negra. Si él pudo crear en esas condiciones, entonces nosotros podemos hacer cualquier cosa. Muchos artistas e intérpretes sienten la necesidad de crear en tiempos sombríos. Pero, ¿cómo era el arte en el siglo XIV, cuando la peste negra asolaba Europa, y cómo se representaba este periodo en el arte medieval?

Antes de adentrarnos en el arte, describamos brevemente la peste bubónica. La peste bubónica, o peste negra, asoló Asia y Europa durante el siglo XIV o Edad Media. La peste negra es una infección causada por la bacteria Yersinia pestis. A diferencia del Coronavirus, la peste bubónica no se transmite por el aire (es decir, no viaja por el aire), sino que se transfiere de un huésped a otro a través de pulgas que habían contraído la enfermedad de otros huéspedes enfermos. El siglo XIV estaba lleno de flamantes rutas comerciales entre Europa y Asia, donde las pulgas y las ratas (infectadas a su vez por las pulgas) tenían fácil acceso a pueblos y ciudades por doquier. Debido a la falta de conocimientos científicos y de prácticas higiénicas, la peste bubónica se propagó rápidamente y pronto veinte millones de personas perecieron en Europa (sí, ha leído bien) a causa de la enfermedad.

LEER MÁS  Juan luis guerra el primer baile

¿No podrías aprovechar alguna ocasión sin dar a entender

John Waller. La Peste Danzante: La extraña y verdadera historia de una enfermedad extraordinaria. Sourcebooks, 2009 (tapa blanda). Publicado anteriormente como A Time to Dance, A Time to Die: The Extraordinary Story of the Dancing Plague of 1518 (Icon books, tapa dura, 2008).

Este fue un buen libro con el que cerrar 2011: desde la Primavera Árabe a las revoluciones de verano y el movimiento occupy de otoño, las condiciones se acercan a las de 1518. Entre los campesinos de Estrasburgo, la vida a principios del siglo XVI se había vuelto miserable. La Iglesia y los monasterios dejaban a los campesinos espiritualmente desolados y literalmente hambrientos, mientras sus diezmos de grano se vendían a precios que no podían pagar. Las malas cosechas y la elevada inflación hacían del hambre una posibilidad real. Hasta 1518 se produjeron varias revueltas campesinas que fueron brutalmente sofocadas con ejecuciones públicas y masacres. Los antiguos lazos entre la nobleza, la Iglesia y el pueblo llano se habían roto de tal manera que los cargos seculares y eclesiásticos ya no parecían preocuparse por el bienestar de la gente común.

“ahora, tybalt, toma al villano” significa de nuevo

La danza macabra (/dɑːns məˈkɑːb(rə)/; pronunciación francesa:  [dɑ̃s ma.kabʁ]) (del francés), también llamada Danza de la Muerte, es un género artístico alegórico de la Baja Edad Media sobre la universalidad de la muerte.

La Danse Macabre consiste en que los muertos, o una personificación de la muerte, convocan a representantes de todos los ámbitos de la vida para bailar junto a ellos hacia la tumba, normalmente con un papa, un emperador, un rey, un niño y un jornalero. El efecto era a la vez frívolo y aterrador, y pedía al público que reaccionara emocionalmente. Se producía como memento mori, para recordar a la gente la fragilidad de sus vidas y lo vanas que eran las glorias de la vida terrenal[1]. Sus orígenes se postulan a partir de textos de sermones ilustrados; el esquema visual más antiguo del que se tiene constancia es un mural, hoy perdido, del cementerio de los Santos Inocentes de París, que data de 1424 a 1425.

LEER MÁS  Fusion centro de baile moderno

En su tesis, La peste negra y su efecto en el arte de los siglos XIV y XV, Anna Louise Des Ormeaux describe el efecto de la peste negra en el arte, mencionando la Danse Macabre: Algunas obras de arte de la peste contienen imágenes truculentas directamente influidas por la mortalidad de la peste o por la fascinación medieval por lo macabro y la conciencia de la muerte, que se vieron incrementadas por la peste. Parte del arte de la peste documenta respuestas psicosociales al miedo que la peste despertaba en sus víctimas. El impacto cultural de los brotes masivos de enfermedades, de las pandemias, no es fugaz ni temporal. El efecto puede perdurar más allá de las fases iniciales del brote, en su profunda huella en la cultura y la sociedad. Esto puede verse en las obras de arte y los motivos de la Danse Macabre, cuando la gente intentaba hacer frente a la muerte que les rodeaba.

Romeo, el amor que te profeso puede tener sentido

Dime si has oído esto antes. Un joven aspirante a músico es descubierto por un ejecutivo discográfico. Se dispara a la cima de las listas de éxitos y se convierte en una superestrella, actuando para multitudes cada vez más grandes y se encuentra pasando de sus humildes comienzos a un estilo de vida extravagante y lujoso. Entonces, se encuentran en medio de la fama, donde los focos están constantemente sobre ellos y todas las personas de su vida quieren algo de ellos, especialmente dinero. Mientras tanto, comienza una relación amorosa que inevitablemente se irá al traste a su debido tiempo. Se vuelven adictos a las drogas y tocan fondo, teniendo que ingresar en rehabilitación. Unos años más tarde, regresan triunfantes a su verdadera vocación, la música.

LEER MÁS  Sharon tate el baile de los vampiros

Acabo de describirle prácticamente todas las películas biográficas sobre un músico famoso. Algunas lo encubren con llamativas elecciones estilísticas, como “Elvis”. Otros lo disfrazan con una narración no lineal, como “Get On Up”. Y otras lo convierten en un musical que utiliza las canciones del artista para contar la historia, como “Rocketman”. En última instancia, ninguna de ellas puede escapar por completo a la temida fórmula a la que asistimos año tras año, cuando otro querido artista lleva a la pantalla la historia de su vida. Estamos sometidos a una serie constante de biografías de Wikipedia que se hacen pasar por largometrajes con el fin de consolidar la posición de la persona como leyenda (¡y, por favor, reproduzca la música en su servicio de streaming preferido cuando salga del cine!) Lo menos que podemos esperar es que los cineastas que están detrás de una de estas películas aporten algo. Yo no era el mayor fan de “Elvis”, pero al menos Baz Luhrmann sabe cómo aportar algo de garbo visual para animar las cosas.

Related posts

Bailes de fortnite en ingles

Bailes de novias en bodas

Danzas y bailes tradicionales de honduras