El baile erótico, un mundo por explorar

Por sus propios orígenes, y por otros motivos de origen cultural y social, hace tiempo que se considera la danza como un baile casi en exclusivo de mujeres. Sí, es cierto que muchos hombres han despuntado también en este arte, y sus nombres son muy conocidos; pero por lo general, en cualquier academia de danza se ve cómo el número de féminas es muy superior al de varones entre sus alumnos, y suelen ser ellas las que acaban despuntando con más frecuencia que ellos.

Pero sin embargo, yo siempre he creído que, si hay realmente un tipo de danza que las mujeres hacen mucho mejor que los hombres, son los bailes porno. Por la razón que sea, los bailes eróticos son un arma de seducción clarísima que, aún más claros, es mucho mejor usada y en muchas más ocasiones por ellas que por ellos. Y la verdad es que, siendo objetivos, no cabe duda de que, a nivel estético e incluso técnico, las chicas suelen bordar esta clase de bailes, o quizá sea el mismo cuerpo femenino lo que acaba por marcar la diferencia, puede que mejor preparado para ciertos movimientos; y también, por qué no, un sentido del ritmo más desarrollado.

Y, si vamos a ser un poco mal pensados y recurrimos a la eterna y bendita lucha de géneros, quizá podríamos pensar que las mujeres saben muy bien cómo enardecer la mente de los hombres, por qué no decirlo. En palabras de un amigo que se dedica a trabajar como boy los fines de semana, no es tan fácil excitar a las señoras tan fácilmente con un baile; según confiesa, a veces es él quien termina excitado y empalmado antes de que ellas empiecen a dar señales de estar cachondas, aunque claro, un profesional tiene que saber disimular. Sin embargo, si trasladamos ese escenario a los hombres, y pensamos por ejemplo en un local de striptease, con bailarinas en paños menores y moviéndose sinuosamente contra una barra de hierro, la diferencia es bastante palpable: yo diría que incluso los clientes ya llegan excitados al lugar, sólo de pensar en lo que pueden encontrar ahí.

Además, si recordamos los mejores bailes eróticos del cine, no hace falta decir que las imágenes que nos vienen a la mente son, por supuesto, de chicas o mujeres realizando sus movimientos más sexys ante los ojos abiertos de uno o varios varones, según el caso. No sé si asegurar tan claramente que este tipo de baile podría considerarse casi exclusiva del género femenino daría lugar a algún tipo de machismo, feminismo, o ambos; pero está claro que no sólo el arte de la danza, sino también en el del cine, piensa lo mismo que yo, ya que eso es lo que usa para atraer al público a ver sus producciones. Incluso en los espectáculos de danza en vivo, ballets y cosas así, no se puede negar que, estéticamente hablando, el cuerpo de las chicas se ve mucho mejor en movimiento y vestido con los trajes respectivos que el de ellos (hablo de estética, porque de técnica ni entiendo ni entro en ello, mis conocimientos no llegan a tanto). No creo que esto dé lugar a muchos tipos de discusión, aunque claro, siempre puede haber quién no piense como yo, respetable también.

Como sea, en este tema de los bailes eróticos, hay algo que también me queda muy claro: la poca incursión que el baile como arte ha hecho en él. Quizá también se vea cargando con prejuicios y ciertos tabúes, y por supuesto a nadie se le ocurre considerar a una bailarina de striptease como una profesional de este mundo. ¿Y es eso justo? Sé de buena tinta que todas ellas trabajan mucho, ensayan y tienen que mantenerse en forma para poder realizar todos esos movimientos que vuelven loco a su público. ¿No se merecen alguna consideración?

 

 

El ballet, la danza por antonomasia

Si hablamos de un tipo de baile, en mayúsculas, no podemos dejar de señalar el más artístico, disciplinado y técnico de todos ellos, que sin duda es el ballet clásico. Esta es una danza que se sale de todos los márgenes, aquellos que la practican hacen de ello una forma de vida, y los resultados son tan espectaculares que se convierten en unas auténticas  obras de arte vivientes, tal es su importancia. Así que conozcamos un poco de su historia.

El ballet, tal como lo conocemos hoy, comenzó durante el Renacimiento alrededor del año 1500 en Italia. De hecho, los términos “ballet” y “baile” como en “baile de máscaras”, vienen del italiano ballare, que significa bailar. Cuando Catalina de Medici, una italiana, se casó con el rey francés Enrique II, introdujo los primeros signos de este estilo de danza en la vida de la corte en Francia.

Al principio, los bailarines llevaban máscaras, capas sobre capas de prendas con brocados , pantalones grandes, tocados y adornos. Dicha vestimenta resultaba muy suntuosa a la vista,  pero era difícil moverse con ella. Los pasos de baile estaban compuestos de pequeños saltos, deslizamientos, reverencias, paseos y giros suaves. Los zapatos para bailar tenían tacones pequeños y se parecían a los zapatos formales de vestir en lugar de a cualquier zapato de ballet contemporáneo que podríamos reconocer hoy.

La terminología oficial y el vocabulario del ballet se fueron codificando gradualmente en francés durante los próximos 100 años, y durante el reinado de Luis XIV, el rey mismo realizó muchas de las danzas populares de la época. Los bailarines profesionales fueron contratados para actuar en funciones de la corte después de que el rey y otros nobles dejaron de bailar.

Toda una familia de instrumentos musicales evolucionó durante este tiempo también. Los bailes de la corte crecieron en tamaño, opulencia y grandeza hasta el punto en que las presentaciones se presentaron en plataformas elevadas para que una audiencia mayor pudiera ver los espectáculos cada vez más pirotécnicos y elaborados.

Desde sus raíces italianas, los ballets en Francia y Rusia desarrollaron su propio carácter y estilo. Para 1850, Rusia se había convertido en un importante centro creativo del mundo de la danza y, a medida que el ballet seguía evolucionando, ciertas miradas nuevas e ilusiones teatrales cobraron popularidad y se pusieron de moda. La danza en pointe (sobre los dedos del pie) se hizo popular durante la primera parte del siglo XIX, con mujeres que se presentaban a menudo en faldas blancas con forma de campana que terminaban en la pantorrilla. La danza Pointe estaba reservada sólo para mujeres, y este gusto exclusivo para bailarinas y personajes inspiró un cierto tipo de heroína romántica reconocible, una hada parecida a un silfo cuya bondad y pureza triunfan inevitablemente sobre el mal o la injusticia.

A principios del siglo XX, el productor de teatro ruso Serge Diaghilev reunió a algunos de los bailarines, coreógrafos, compositores, cantantes y diseñadores más talentosos de ese país para formar un grupo llamado Ballet Russes. El Ballet Ruso realizó una gira por Europa y América, presentando una amplia variedad de ballets.

Los bailes que encontramos por todo el mundo…

Cada país, región, pueblo o incluso etnia ha ido desarrollando  su propia forma de expresión a la hora del baile, pero es bien cierto que algunos de ellos han traspasado fronteras y se han hecho icónicos de forma internacional, llamando la atención de extranjeros interesados en sus movimientos o en lo que llegan a expresar. ¿Quieres conocer algunos de ellos?

  • Tango: El tango es una danza argentina conocida por ser una de las más difíciles de dominar.
  • Capoiera: Un baile brasileño mitad danza, mitad artes marciales. La capoiera puede describirse como asombroso, sorprendente y fascinante, entre otros adjetivos.
  • Danza aérea: La danza aérea es una forma de expresión interesante que consiste en “colgarse” del techo, lo que permite a los artistas explorar el espacio en tres dimensiones.
  • Danza del vientre: Este baile también se conoce como “Raqs Sharqi” y es tradicionalmente un baile en solitario realizado por mujeres. Esta danza del Medio Oriente fue enseñada dentro de las familias y realizada durante las celebraciones.
  • Break Dance: Esta forma de baile en solitario atlética y muy visual se originó entre los jóvenes afroamericanos y puertorriqueños en la ciudad de Nueva York a principios de los años setenta.
  • Flamenco: El flamenco es un baile expresivo que se desarrolló originalmente a partir de las canciones de Andalucía en España, en las que expresaba tanto las bendiciones como las dificultades de la vida diaria.
  • Claquet: Su nombre proviene del sonido que se produce cuando pequeñas placas de metal en los zapatos de un bailarín hacen contacto con un suelo duro. Fue visto por primera vez en los Estados Unidos a fines del siglo XIX.
  • Vals: Se baila con música lenta y melódica y requiere que los bailarines ejecuten movimientos fluidos y delicados; se originó en centroeuropa hace un par de siglos.
  • Salsa: La salsa es una forma de danza con orígenes del Son cubano y la danza afrocubana. Este baile de pareja es bastante sensual en su forma, ya que es conocido por tener movimientos sugerentes.
  • Swing: Este baile está asociado con el estilo de de la música jazz entre los años 1920-1950; se originaron varios de ellos con diferentes pasos o movimientos, como el Boogie Woogie, el Jitterbug…
  • Fandango: Uno de los bailes principales en Portugal, involucra a los bailarines tocando sus pies y cambiando rápidamente sus posiciones.
  • Kabuki: Kabuki es un drama de danza japonés clásico que es conocido por la estilización de su actuación y por el elaborado maquillaje que usan algunos de sus artistas.

El baile en los nuevos tiempos

El baile y la danza han formado parte de la vida del hombre desde la prehistoria; puede decirse que el ser humano lo lleva en su ADN, como una manifestación más de su estado de ánimo, como puede ser el llanto, la risa o cualquiera de nuestras expresiones corporales relacionadas con él. El hombre, y por ende la mujer, son seres danzarines por naturaleza, y no importa cuán primitiva sea su forma de vida: siempre acaban bailando de una forma u otra.

Todas las expresiones de baile tienen su sentido e importancia; pero en la actualidad, y desde hace un tiempo, hemos llevado esta forma de expresión hasta la categoría de “arte”. Eso hace que se haya convertido en algo serio, disciplinado, dotado de un significado profundo como un objetivo vital; y sin embargo, ha producido que se haya vuelto un poco elitista, como si sólo estuviera dirigido a unos cuantos de nosotros, y el resto de personas sólo hicieran una burda imitación de lo que es un baile. ¿Puedes creerlo?

Por eso, esta web no pretende ser una especie de oda a la danza. Sí, estamos de acuerdo en su nivel artístico, y alabamos a aquellos profesionales que hacen de ello la maravilla que es; pero entendemos que incluso alguien con dos pies izquierdos y que se contonea como un pato siguiendo un ritmo inexplicable para el resto de los que lo ven, está definitivamente bailando y expresando sus sentimientos en ese momento. Así, creemos que el baile es una parte del ser humano para ser disfrutada y compartida, teniendo en cuenta que no todos estamos capacitados para ciertos movimientos ni para ciertos ritmos, pero disfrutando si intentamos realizarlos. Porque… eso es lo importante, ¿no lo creéis así?

Discutimos un poco si podíamos dirigir este blog solamente al género femenino, poniendo esta especificación en su cabecera. Aunque pueda parecer un poco discriminatorio, no debéis entenderlo así, y os explicamos el por qué: aunque pensamos que hombres y mujeres disfrutan del baile por igual, y en un momento dado todos pueden llegar a ser estupendos bailarines, consideramos que las mujeres en su gran mayoría tienen cierto lado sensible muy desarrollado, que hace que le den a los pasos y movimientos de sus bailes un carácter especial. Siempre es más fácil encontrar a chicas que bailen bien, o que estén más interesadas en hacerlo, que a chicos, y eso es algo objetivo, dejando atrás valoraciones de su capacidad. Pero a lo que vamos es que, si bailamos en pareja, lo mejor es encontrar a alguien compatible, en el sentido de que sienta los pasos y movimientos justo como nosotros, sea hombre o mujer.